FRANCIA DICE ¡NO! A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO





Esta es una traducción del artículo original de Mary Laval:

France says “non!” to gender ideology – Genspect


En un artículo publicado en el periódico francés L'Express el 20 de septiembre de 2021, más de 50 firmantes expresaron su gran preocupación por la forma en que la ideología de género está influyendo en los niños que cuestionan su género y conduciendo a su medicalización.


Varios padres francófonos de Genspect han tenido la amabilidad de proporcionar una traducción, que reproducimos a continuación.


El cambio de sexo en los niños: "No podemos seguir callando ante un grave cambio social"


Una cincuentena de psicólogos/psiquiatras, médicos e intelectuales se pronuncian contra la "sujeción ideológica del cuerpo de los niños" realizada en nombre de la emancipación del "niño transgénero".

Asociados al Observatorio de los discursos ideológicos sobre infancia y adolescencia, un colectivo de profesionales e investigadores de la infancia (médicos, psiquiatras, psicoanalistas, abogados, magistrados, profesores de la Educación Nacional, filósofos, sociólogos, etc.), una cincuentena de profesionales protestan contra la idea de "autodeterminación" del niño que, según ellos, legitima un fuerte aumento de las solicitudes de cambio de sexo, especialmente entre los adolescentes.


No podemos seguir callando ante lo que nos parece un grave cambio social cometido en nombre de la emancipación del "niño transgénero" (aquel que declara no haber nacido en el "cuerpo correcto"). Con el argumento de que los "sentimientos" equivalen a la verdad, la retórica radical ha legitimado las peticiones de cambio de sexo. Pero es al precio de un tratamiento médico e incluso quirúrgico (extirpación de pechos o testículos) de por vida en los cuerpos de niños/as o adolescentes. Es este fenómeno y su fuerte impacto mediático lo que nos preocupa y no las elecciones de los adultos transgénero.


Tal vez pensando que daba respuesta a este fenómeno, el gobierno escocés ha emitido nuevas directrices para la inclusión del colectivo LGBT, en vigor desde el 12 de agosto, según las cuales, a partir de la edad de entrada en la escuela primaria, los niños podrán cambiar su nombre y sexo en la escuela sin el consentimiento de sus padres. Sin su consentimiento e incluso sin su conocimiento si el niño lo solicita.

A los niños se les hace creer que una niña puede convertirse en un niño y viceversa porque así lo han decidido sin el consejo de los adultos, y esto, a una edad cada vez más temprana.

Lo que está ocurriendo en los países vecinos podría suceder muy rápidamente en Francia: la difusión de estas creencias ha dado lugar a una considerable inflación de solicitudes de reasignación de sexo entre los niños y, más concretamente, entre las adolescentes. Según Jean Chambry, psiquiatra infantil a cargo del CIAPA (Centro Intersectorial para la Adolescencia de París), hace casi diez años había unas diez solicitudes al año; en 2020, eran diez solicitudes al mes (y sólo para la región de Île-de-France). Habla de una preocupante aceleración de las respuestas médicas a estas solicitudes de transición.


Algunos afirman que podríamos prescindir de la realidad biológica, de las diferencias sexuales entre hombres y mujeres, en favor de la elección de características basadas únicamente en los "sentimientos". Estas afirmaciones infundadas se transmiten a través de las redes sociales, donde muchos adolescentes en busca de identidad acuden a buscar soluciones a su malestar. En nombre de la "autodeterminación", un eslogan que atrae a todos los progresistas -soy libre de elegir el cuerpo que quiero-, los niños y adolescentes están convencidos de que pueden cambiar de sexo con la ayuda de tratamientos hormonales o incluso de una cirugía mutiladora. Esta retórica, difundida por activistas en muchos países occidentales, utiliza sofismas destinados a engañar.


Niñez Robada

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Y los abajo firmantes no tenemos derecho a reaccionar sin ser insultados o amenazados? ¿En qué sentido estos derechos de autodeterminación serían un progreso para la realización humana? Este fenómeno, el del "niño transgénero", es en realidad un engaño contemporáneo que hay que denunciar enérgicamente porque se debe al adoctrinamiento ideológico. Algunos quieren hacernos creer que, en nombre del bienestar y la libertad de cada persona, un niño, liberado de la vigilancia de sus padres "reaccionarios", podría "elegir" su supuesta identidad de género.


Pero los niños son seres en construcción, que cambian constantemente antes de alcanzar la madurez. Los neurocientíficos, los desarrollistas, los psicoanalistas, los psiquiatras infantiles, los pediatras y todos los especialistas en la primera infancia son unánimes al respecto.


Los niños, y más aún los adolescentes, están ahora bajo la influencia de un conjunto de creencias que conducen a la desestabilización mental, a la ruptura con la familia si ésta no le apoya, y con todos aquellos que se niegan a compartir este punto de vista. Este agarre ideológico genera una retórica antisocial y acusadora, un lenguaje específico, o incluso una jerga informativa impuesta a todos los que les rodean. El lenguaje de estos jóvenes suele estar guionizado, como si hubieran perdido todo pensamiento crítico (lo que es una característica de este control).


Denunciamos este secuestro de la infancia. Ahora es urgente informar al mayor número de ciudadanos, de todas las profesiones, de todas las filiaciones, de todas las edades, sobre lo que podría ser mañana uno de los mayores escándalos sanitarios y éticos que podríamos haber visto pasar sin decir una palabra: la mercantilización del cuerpo de los niños. Porque al persuadir a estos niños de que se les ha "asignado" un sexo al nacer, y que pueden cambiarlo libremente, los convertimos en pacientes de por vida: consumidores de por vida de productos químicos hormonales comercializados por las empresas farmacéuticas, consumidores recurrentes de más y más cirugías en pos del quimérico sueño de un cuerpo de fantasía. En la actualidad, los países que estaban a favor de la transición médica antes de la mayoría de edad prohíben ahora los tratamientos hormonales a los menores (Suecia, Reino Unido y algunos estados de EEUU).


Este dogmatismo provoca una gran confusión, de modo que nadie sabe cómo actuar y hablar, a menudo por miedo a ciertas asociaciones LGBTQI+. Pero este acrónimo engloba a personas muy diferentes, algunas de las cuales están preocupadas, como nosotros, por la tendencia actual. Algunos de ellos están sometidos a la ley del silencio que reina en este entorno. El documental sueco Trans train muestra que los jóvenes adultos, abandonados a su soledad y amenazados si hablan públicamente, declaran haber sido presionados por su comunidad trans cuando han expresado sus dudas o han "detransicionado" (*).


Reina la confusión, mantenida en gran medida con el fin de manipular a las personas de la manera más profunda: su evolución, su temporalidad, sus andanzas y sus dudas. En nombre del rechazo a la supuesta “asignación” del sexo, estamos en proceso de asignar la identidad sin entender nada. Así, Claude de Los Cinco Famosos, antes considerada marimacho, se presenta hoy como transgénero. Uno podría reírse de ello si no fuera sintomático de nuestra época, influida por una política radical que se adelanta a cualquier debate.


No, en nombre de la protección de los niños no podemos seguir callando. Nos negamos a que, bajo la apariencia de los "derechos humanos", se ponga en tela de juicio lo que tenemos en común, el universalismo de los derechos, que constituye el fundamento de la humanidad.

*Jóvenes que lamentan el proceso de transición social y/o médica como respuesta a su malestar


Firmas

Nicole Athéa (endocrinologist-gynecologist), Elisabeth Badinter (philosopher), Anne-Laure Boch (neurosurgeon, Hôpital de la Salpêtrière), Thierry Baranger (honorary magistrate, former president of the children’s courts of Paris and Bobigny), Marie-Jo Bonnet (historian, writer), Jean-François Braunstein (philosopher, professor at the University Panthéon Sorbonne), Anna Cognet (cllinical psychologist), Alain Cornec (lawyer), Laurence Croix (lecturer at the University of Nanterre), Chantal Delsol (philosopher, member of the Academy of Moral and Political Sciences,), Bernard Devauchelle, (professor of medicine and head of the maxillofacial surgery department of Amiens University Hospital), Marie Josèphe Devillers (lesbian feminist activist), Christine Le Doaré (lawyer, feminist activist), Catherine Dolto, (haptotherapist), Corinne Ehrenberg (psychoanalyst), Caroline Eliacheff (child psychiatrist, psychoanalyst), Xavier Emmanuelli (doctor, president of Samu Social international), Nicole Farges (psychologist, psychoanalyst), Natalie Felzenszwalbe (honorary lawyer), Isabelle Ferrari (co-founder of AMQG (Measured approach to gender issues among young people) in Geneva), Christian Flavigny (child psychiatrist, psychoanalyst), Esther Fouchier (President of the Mediterranean Women’s Forum), Pascale Fourcade (psychiatrist), René Frydman (professor of medicine), Delphine Girard (professor of classical letters in college, activist), Bernard Golse (child psychiatrist, psychoanalyst (APF), professor emeritus of child and adolescent psychiatry, University of Paris), Julie Gosselin (computer scientist, feminist), Nadia Guenet (director of the radio show “The Revolution will be feminist”) , Liliane Kandel (sociologist, feminist, member of the editorial board of Modern Times), Annick Karsenty (president of the association of “femmes solidaires” in Marseille), Aaron Kimberly (Gender Dysphoria Alliance, Canada), Frédérique Kuttenn (former head of the department of endocrinology and reproductive medicine at the Pitié-Salpêtrière hospital), Rhadija Lamrani Tissot (psychoanalyst, linguist), Jean-Pierre Lebrun (psychiatrist, psychoanalyst), Manuel Maidenberg (pediatrician), Danièle Manesse (linguist, researcher in language teaching, Sorbonne-Nouvelle University), Céline Masson (university professor), Martine de Maximy (honorary magistrate, former juvenile judge), Isabelle de Mecquenem (associate professor of philosophy, member of the council of elders of secularism), Scott Newgent (TReVoices), Sylvie Quesemand Zucca (doctor, psychiatrist), Gérard Rabinovitch (philosopher, sociologist), Jean-Pierre Rosenczveig (former president of the Bobigny Children’s Court), Hana Rottman (pediatrician, child psychiatrist), Olivia Sarton (lawyer), Dominique Schnapper (sociologist, political scientist), Myriam Szejer (child psychiatrist), Sonia Timsit (psychiatrist, psychoanalyst), Claire Squires (lecturer, University of Paris), Samuel Veissière (anthropologist and professor of transcultural psychiatry at McGill University in Montreal), Jean-Pierre Winter (psychoanalyst), WHRC-France (Women Human Rights Campaign (Droits des femmes fondés sur le sexe).

5686 visualizaciones0 comentarios