COMO TODA GRAN PUBLICIDAD, EL “TRANSGENERISMO” ES UNA ILUSIÓN MUY PODEROSA


Esta es una traducción del artículo original de Jennifer Bilek:

Like all Great Advertising, “Transgenderism” Is A Very Powerful Illusion (the11thhourblog.com)


El "transgenerismo" es una campaña publicitaria que vende la disociación del cuerpo con fines de lucro con el fervor de un culto tecnológico y religioso. No es una subcategoría de la humanidad. Algunas personas se someten a cirugías y toman fármacos para adoptar el sexo opuesto o, más recientemente, la falta de sexo. Sólo son hombres y mujeres.


Solidificamos una ilusión corporativa al referirnos a ellos como una categoría especial de seres humanos, una reverencia que no otorgamos a las personas que se han sometido a otros tipos de cirugías de modificación corporal. No hay títulos de categoría ni reverencia para las personas que se han operado la nariz, o la liposucción, por ejemplo.


"Transgénero" no sirve para definir eficazmente a los individuos o a un grupo de personas a efectos de comunicación, y mucho menos legalmente. Es vago y está en constante cambio. Desde el punto de vista lingüístico, las definiciones tratan de clarificar la comunicación. La palabra "transgénero" hace exactamente lo contrario. Se vende a través de la ofuscación. Funciona bien como campaña publicitaria porque se basa en las experiencias y los sentimientos muy personales de las personas en relación con su sexo y sus expresiones sexuales. La gente confunde el anuncio con la cosa en sí. La reverencia es para la ilusión creada por el anuncio.


La campaña publicitaria de la "transexualidad" nos vende la desexualización de la humanidad, como algo real, vanguardista, genial y progresista. Se viste con un vestido de derechos humanos, como el silbido del logotipo corporativo de Nike. Confunde el dimorfismo sexual con los sentimientos de ser sexualmente dimórfico, la expresión sexual y los roles sociales específicos del sexo. Es publicidad pagada por el complejo tecno-médico. Todos los hombres que la impulsan y la capitalizan están profundamente comprometidos con el complejo tecno-médico.


Los sentimientos pueden experimentarse como algo muy real, pero no son materialmente reales del mismo modo que el sexo es materialmente real, o del mismo modo que la gravedad es materialmente real. Puedes profesar un amor eterno por otra persona basándote en lo que sientes y odiarla tanto varios años después que harías cualquier cosa para arruinarla, pero lo que sube debe bajar, sean cuales sean tus sentimientos sobre este hecho.


Lo mismo ocurre con la forma en que los gametos masculinos y femeninos reproducen la especie. Los sentimientos cambian, a veces muy rápidamente, incluso los sentimientos sobre nuestros cuerpos sexuados.


Pippa Bunce, Directora de Programas Tecnológicos de Mercados Globales en Credit Suisse, cambia sus sentimientos sobre su cuerpo sexuado cada pocos días. La ilusión que se presenta de que el dimorfismo sexual es el sentimiento, no el hecho, es propaganda corporativa que cultiva la disociación de la realidad para el lucro del complejo tecno-médico. He escrito montones de material sobre por qué está ocurriendo esto. En este artículo me preocupa más la ilusión en sí misma, lo cautivadora que es y cómo funciona para ilusionar nuestras mentes racionales, al igual que otros anuncios.


Un artículo reciente del Daily Mail nos muestra cómo la ideología de la identidad de género, la autoidentificación del sexo y la confusión de los sentimientos sobre ser sexuado con el hecho material de formar parte de una especie sexualmente dimórfica se convierte en una sopa de incoherencias. Esta incoherencia apoya la campaña publicitaria del "transgenerismo", precisamente porque oculta la publicidad que está comercializando una ideología de la descorporeización, con una marca de derechos humanos.

La corporación Mercedes Benz utiliza mujeres sexualmente cosificadas y la promesa de grandes encuentros sexuales para convencer a los hombres de que compren sus caros coches, del mismo modo que quienes venden la disociación del cuerpo con fines lucrativos utilizan una ilusión de cambio de sexo para vender hormonas, cirugías y futuros tratamientos de fertilidad a quienes han esterilizado.


Más allá de esto, se está vendiendo una promesa de humanidad que va más allá de nuestros cuerpos, hacia un futuro fundido con una red de tecnología, donde podemos ser cualquier cosa con la que queramos identificarnos.


Los reporteros del Daily Mail comentan cómo los resultados de la autoidentificación sexual en el Reino Unido permiten a los hombres comprar y probarse ropa en los probadores femeninos de las tiendas de alta gama. Su sensación de incredulidad es evidente. ¿Cómo se puede permitir esto?


Heather Binning, de la Red de Derechos Humanos de las Mujeres, y la doctora Nicola Williams, de Fair Play for Women, ambas citadas en el artículo, hacen campaña por la seguridad de los espacios íntimos de las mujeres y las niñas, frente a la arremetida de los hombres que impulsan las leyes de autoidentificación sexual. Para Benning, el problema no es identificarse como el sexo opuesto, sino estar en los espacios de las mujeres mientras se ejerce la feminidad como un hombre. De alguna manera ha borrado el hecho de que no estaría luchando en este frente si a los hombres no se les permitiera identificarse como lo que deseen. ¿Lucharemos ahora por la instalación de cambiadores de tamaño adulto en los baños, para los hombres que se identifican como bebés? Puede que sí, si seguimos repitiendo esta ridícula idea de que cualquiera puede ser cualquier cosa con la que se identifique.


La Dra. Nicola Williams nos dice que "este es el problema de permitir que las personas se autoidentifiquen su sexo: significa que no tienes que parecer transgénero o ser realmente transgénero para que te permitan entrar en lo que debería ser un espacio sólo para mujeres". Williams está momentáneamente atrapada en una ilusión corporativa. Cree que la campaña de "transgenerismo" transforma mágicamente a los seres humanos del mismo modo que otras personas creen que el logotipo de Nike transforma mágicamente las zapatillas. La Dra. Williams, sin duda, sabe que la transformación en ambos casos no es real, pero no por ello deja de estar cautivada.


Miranda Yardley, un hombre de 54 años que se describe a sí mismo como un transexual postoperado (postoperado es la palabra clave) es citado para el artículo, afirmando que "la cesión de los vestuarios femeninos a cualquiera que afirme ser una mujer realmente no es otra cosa que la consecuencia natural de decir que cualquiera puede ser una mujer".


Que esto lo señale un hombre que se ha revestido de facsímiles de la biología de la mujer, a través de fármacos y cirugías, y que ha sido plataformado por mujeres que intentan frustrar las consecuencias de que los hombres ejerzan la feminidad en sus espacios, podría dar vértigo a una persona. Es la prueba A de una publicidad corporativa tan exitosa, que la gente la compra a sabiendas de que no es real - al igual que Nike se siente como una mejor zapatilla de deporte, no hecha en talleres chinos como otras zapatillas, aunque sabemos que no es cierto. Yardley es un modelo en la campaña publicitaria del complejo tecno-médico para la disociación del cuerpo, por más que ese papel sea involuntario para él. Es "realmente" "transgénero", porque existe como una "verdadera marca" de la ilusión del complejo tecno-médico, sus cirugías solidifican su anuncio. Sabemos que es un hombre más, pero de todos modos nos cautiva esta idea de transformación.


Nike no es una zapatilla de deporte. "Transgénero" no es un ser humano. Nike es una marca -una campaña publicitaria- que vende mejores zapatillas, un mayor rendimiento deportivo y una motivación atlética a un grupo demográfico financiero distinto. El "transgenerismo" es una marca -una campaña publicitaria- que vende humanidad "mejorada" y "liberada", sexo en un espectro de identidades médico-técnicas geniales, a un grupo demográfico financiero distinto, de niños especialmente vulnerables.


Debbie Hayton, otro hombre que interpreta la feminidad, también existe como la "verdadera marca" del complejo médico-tecnológico y parece no darse cuenta de que está protagonizando una campaña publicitaria. Es la prueba B de esta ilusión corporativa. El artículo cita su reacción ante el hecho de que las tiendas de alta gama permitan la presencia de hombres en los vestuarios femeninos: "Los trabajadores de las tiendas quedan en una posición imposible", dice. "Las tiendas tienen la obligación de elaborar una política clara que consulten y que todo el mundo entienda".


Las campañas publicitarias sirven para vender ilusiones.Si fueran claras, no serían campañas publicitarias.

107 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo